«Algo más que un cole»

El alcalde Juan Espadas inaugura una exposición con motivo de los 50 años de vida del colegio Altair. Casi 10.000 alumnos han pasado por sus aulas.

Revista de prensa
Opus Dei - «Algo más que un cole» Ángel Medina, alumno de la segunda promoción, habla en presencia del alcalde Juan Espadas y del delegado del distrito Cerro Amate, Juan Manuel Flores. / Jesús Barrera

El Correo de Andalucía «Algo más que un cole» (PDF)

Noticias relacionadas

• Diario de Sevilla «No había nada, sólo olivos y vacas»

«Altair ha sido un milagro desde su primer día»

Altair: Educar para servir a la sociedad

Altair, golpe al pulmón obrero de Sevilla

*****

«Desde 1967 potenciando lo mejor de la persona». Un leitmotiv atinadamente escogido para celebrar los 50 años de vida del colegio Altair, reflejados desde este martes y hasta finales de marzo en la entrañable exposición de fotografías, libros, revistas, enseres, vídeos, etc. que han marcado el medio siglo de existencia de un centro educativo muy especial para la ciudad de Sevilla y para el distrito Cerro Amate, al que se halla estrechamente vinculado desde siempre.

Y con no menos acierto se atrevió a calificarlo el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, como «algo más que un cole» parafraseando el lema utilizado por el FC Barcelona. Y es que, igual que el club catalán de balompié –un deporte mimado con esmero en Altair, por cierto–, este colegio ha sido y es un centro educativo muy distinto a lo convencional. «Sólo se construye desde la educación, la formación y los valores que se han impartido aquí en estos 50 años», afirmó el primer edil consciente de la labor que ha desarrollado Altair en el entorno en el que se ubica: «Sois el motor», dijo Espadas, «y por ello pido que os impliquéis con las entidades del barrio, ya que este es uno de los distritos con unas tasas de desempleo más altas y con una brecha en cuanto a la formación que tenemos que ser capaces de romper».

El alcalde insistió en el que el colegio siempre «se ha imbricado en la vida del barrio, un barrio de gente trabajadora y sacrificada, para buscar un futuro mejor» y quiso ponderar la efeméride al aseverar que la exposición resume «las diez mil historias que forman un gran tesoro en torno al cual se configura una familia».

A Espadas le recordó esta celebración la reciente de los 75 años del centro donde estudió de niño, los Salesianos de la Trinidad, donde pasó «catorce años» en los que conoció –aunque guarda otros muchos recuerdos– haber conocido «la regleta y el tirón de patillas», bromeó a colación de unas prácticas a las que Ángel Medina, representante de la segunda promoción de Altair, aludió para resaltar que ya no se estilaban en este centro en aquellos tiempos primigenios: «Yo siempre recordaré que aquí me calificaban con un positivo o un negativo, mientras que en otros colegios desgraciadamente educaban con un palmetazo en la mano». Medina señaló que cuando coincide con otros exalumnos «la mayoría suele utilizar dos frases: cómo pasa el tiempo y muchas gracias por todo». Y es que Altair es «un reflejo de un trocito de la historia de Sevilla y de muchas familias que matricularon sus hijos en este colegio», según el antiguo tutor.

El director de los orígenes

Al acto asistieron insignes profesores del colegio –don Luis Augusto, don Juan Rayo, don José Miguel...– y el ineludible Tejada, también el actual director, Javier Delgado, y hasta José María Prieto, quien rigiera los destinos del colegio los primeros años, entre 1967 y 1972: «Yo hice las gestiones junto a Miguel Ferré, un ingeniero industrial, para crear el colegio», que se asentó sobre «unos terrenos que eran un olivar con vacas, ya que en Su Eminencia había varias vaquerías».

Prieto opina que el principal valor de Altair siempre fue «crear un clima de libertad en el que los alumnos podían desarrollar todas sus capacidades», además de «tener confianza en sí mismos para ponerse al servicio de los demás».

  • Horacio Raya
  • El Correo de Andalucía