Cuatro consejos del Papa Francisco para los jóvenes

En el mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud 2017, el Papa Francisco sugiere cuatro hábitos para que los jóvenes imiten a María, y así caminen «no sólo haciendo memoria del pasado, sino también con valentía en el presente y esperanza en el futuro».

Del Papa

Al final de la JMJ de Cracovia indiqué la próxima meta de nuestra peregrinación que, con la ayuda de Dios, nos llevará a Panamá en 2019. Nos acompañará en este camino la Virgen María, a quien todas las generaciones llaman bienaventurada (cf. Lc 1,48). La siguiente etapa de nuestro itinerario está conectada con la anterior, centrada en las bienaventuranzas, pero nos impulsa a seguir adelante. Lo que deseo es que vosotros, jóvenes, caminéis no sólo haciendo memoria del pasado, sino también con valentía en el presente y esperanza en el futuro. Estas actitudes, siempre presentes en la joven Mujer de Nazaret, se encuentran reflejadas claramente en los temas elegidos para las tres próximas JMJ. Este año (2017) vamos a reflexionar sobre la fe de María cuando dijo en el Magnificat: «El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí» (Lc 1,49).

Cómo mantenerse unidos, siguiendo el ejemplo de María

De María se dice que conservaba todas las cosas, meditándolas en su corazón (cf. Lc 2,19.51). Esta sencilla muchacha de Nazaret nos enseña con su ejemplo a conservar la memoria de los acontecimientos de la vida, y también a reunirlos, recomponiendo la unidad de los fragmentos, que unidos pueden formar un mosaico. ¿Cómo podemos, pues, ejercitarnos concretamente en tal sentido? Os doy algunas sugerencias.

1. El examen de conciencia

Al final de cada jornada podemos detenernos unos minutos a recordar los momentos hermosos, los desafíos, lo que nos ha salido bien y, también, lo que nos ha salido mal. De este modo, delante de Dios y de nosotros mismos, podemos manifestar nuestros sentimientos de gratitud, de arrepentimiento y de confianza, anotándolos también, si queréis, en un cuaderno, una especie de diario espiritual.

Mons. Javier Echevarría, en su carta pastoral de enero de 2016, aseguraba que «el examen de conciencia: buscar remedio a nuestras faltas es una tarea de amor». Y recomendaba este conocimiento diario del alma a la luz de Dios.


2. Lectura de la Palabra de Dios

Leyendo el Magnificat nos damos cuenta del conocimiento que María tenía de la Palabra de Dios (...). Para que también vosotros, jóvenes, podáis cantar un Magnificat totalmente vuestro y hacer de vuestra vida un don para toda la humanidad, es fundamental que conectéis con la tradición histórica y la oración de aquellos que os han precedido. De ahí la importancia de conocer bien la Biblia, la Palabra de Dios, de leerla cada día confrontándola con vuestra vida, interpretando los acontecimientos cotidianos a la luz de cuánto el Señor os dice en las Sagradas Escrituras.

Con más de 38.700 enlaces internos, un peso de sólo 6,6 megabytes y un diseño que permite el fácil manejo de una obra tan extensa, la edición digital de la Biblia de la Universidad de Navarra está ya disponible en preventa en las plataformas iBooks de Apple, Amazon Kindle y Google Play Books.

- Sagrada Biblia Universidad de Navarra

iTunes: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.
Amazon: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.
Google Play Books: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.
Página de la Biblia de la Universidad de Navarra (EUNSA)

- Sagrada Biblia Universidad de Navarra (Edición latinoamericana)

iTunes: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.
Amazon: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.
Google Play Books: Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra.

3. Santa Misa y sacramento de la Confesión

María nos enseña a vivir en una actitud eucarística, esto es, a dar gracias, a cultivar la alabanza y a no quedarnos sólo anclados en los problemas y las dificultades. En la dinámica de la vida, las súplicas de hoy serán mañana motivo de agradecimiento. De este modo, vuestra participación en la Santa Misa y los momentos en que celebraréis el sacramento de la Reconciliación serán a la vez cumbre y punto de partida: vuestras vidas se renovarán cada día con el perdón, convirtiéndose en alabanza constante al Todopoderoso.

Confesión: una guía paso a paso (con exámenes de conciencia por edades)

10 razones para ir a Misa el domingo.


4. Aprender de los abuelos y cuidar a los ancianos

Hemos visto que el Magnificat brota del corazón de María en el momento en que se encuentra con su anciana prima Isabel, quien, con su fe, con su mirada perspicaz y con sus palabras, ayuda a la Virgen a comprender mejor la grandeza del obrar de Dios en ella, de la misión que él le ha confiado. Y vosotros, ¿os dais cuenta de la extraordinaria fuente de riqueza que significa el encuentro entre los jóvenes y los ancianos? ¿Qué importancia les dais a vuestros ancianos, a vuestros abuelos?

(...) Vosotros, jóvenes, tenéis la fuerza; los ancianos, la memoria y la sabiduría. Como María con Isabel, dirigid vuestra mirada hacia los ancianos, hacia vuestros abuelos. Ellos os contarán cosas que entusiasmarán vuestra mente y emocionarán vuestro corazón.

*****

Queridos jóvenes, encomiendo a la maternal intercesión de la Bienaventurada Virgen María nuestro camino hacia Panamá, así como también el itinerario de preparación del próximo Sínodo de los Obispos.