El reto de la cohesión social

Braval es un proyecto de solidaridad situado en el barrio del Raval de Barcelona, que se consolida el 2002 con ocasión del centenario del nacimiento de san Josemaría

Iniciativas sociales

El objetivo de Braval es promover la cohesión social, luchar contra la marginación y facilitar la incorporación de los inmigrantes a nuestra sociedad. Durante el curso 2005-2006 han participado en los diversos programas de apoyo socioeducativo un total de 179 chicos, de más de 20 países, que hablan más de 10 lenguas y profesan 8 religiones diferentes.

Los programas de Braval son seis: Deportivo multiétnico, [email protected], Casal de verano, Torneo de primavera, Lengua básica y Ocupacional. Mediante las actividades de Braval, que comenzaron en 1998, los jóvenes se van entendiendo, se comprenden y se respetan cada día un poco más. Esta convivencia fundamenta la tolerancia y la cohesión social del futuro. Para quien lo desea, Braval facilita, además, medios de formación cristiana.

Los voluntarios son la pieza fundamental del funcionamiento de Braval. Ahora ya colaboran como voluntarios algunos de los chicos que en años anteriores habían participado en los programas de Braval. Son mayoritariamente estudiantes universitarios, de bachillerato o formación profesional.

También colaboran profesionales y jubilados. A lo largo del curso 2005-2006, 94 personas de todas las edades, procedencias sociales, opiniones y creencias han puesto su experiencia y sus aptitudes al servicio de los demás. Cada uno colabora en la medida de sus posibilidades y en el ámbito más adecuado a sus capacidades e intereses. Son un referente positivo para los jóvenes del Raval.

En estos seis cursos, 293 voluntarios diferentes han atendido las actividades de verano, y 181 voluntarios diferentes han desarrollado las de invierno.

Conversaciones sobre inmigración

Una novedad de 2006 ha sido la organización de encuentros para tratar diversos aspectos del fenómeno migratorio: los flujos migratorios, la regularización de inmigrantes, el trabajo de los inmigrantes, los países de origen, aspectos educativos, la religión, etc.

Se trata de compartir experiencias, inquietudes, planteamientos y caminos de solución, en un ambiente cordial y distendido. La conversación tiene lugar en el transcurso de una comida en el mismo local del Braval. En cada ocasión asisten 8 ó 9 personas, cada vez diferentes, para facilitar las intervenciones de todos los participantes.

Este curso han participado 48 personas, de diferentes ámbitos: empresarios, medios de comunicación, políticos, instituciones asistenciales, instituciones educativas, iglesia, administraciones públicas y sociedad civil. En cada una de estas conversaciones ha participado una persona de cada uno de estos sectores.