Fatuma, una musulmana en Strathmore

Fatuma Hirsi Mohamed cursa un MBA en la Strathmore Business School, una obra corporativa del Opus Dei en Kenia. Actualmente, es directiva del “Nation Media Group’s” (un grupo de comunicación) y presidente de la “Public Relations Society” de Kenia.

En primera persona

Cuando las primeras personas del Opus Dei llegaron a Kenia, San Josemaría les animó a impulsar iniciativas de educación en las que cupieran todas las personas: de cualquier raza y religión.

Casi 50 años más tarde, Fatuma Hirsi Mohamed, de religión musulmana, ha iniciado un Máster en la Strathmore Business School, obra corporativa del Opus Dei.

Fatuma es madre de cuatro niños. Además es directivo del principal grupo de comunicación del país. Pero no sólo: también es presidenta de la Sociedad de Relaciones Públicas de Kenia, miembro de la Advertising Standards Board y de la Marketing Society de Kenia y colabora con un proyecto solidario que pretende distribuir ordenadores en todas las escuelas del país.

Hablenos de su vida

Estoy casada y tengo cuatro hijos, uno de los cuales ya está en la universidad. Profesionalmente trabajo como directivo de la Nation Media Group (un grupo de comunicación de Kenia), entre otras ocupaciones.

En el tiempo libre, me gusta ir con mi familia a hacer deporte. ¡Imagínese una señora con velo jugando a golf! Bueno, pues yo lo hago. Con tanto tiempo que dedico al trabajo y a los estudios, el fin de semana me gusta disfrutar del tiempo libre con los míos.

¿Cómo equilibra su dedicación al trabajo, a la familia y a los estudios?

Bueno, como tanta gente, corro el peligro de dejarme llevar por el caos. Y tengo la experiencia de que, una vez envueltos en él, es difícil distinguir lo importante de lo accesorio. Por eso, he descubierto el truco de pararme a pensar todas las mañanas durante un minuto sobre las tareas que me esperan. A continuación, me pregunto: de eso, ¿qué es lo realmente importa para mi vida? A veces descubres que las cosas que has propuesto entran en conflicto con tus objetivos en la vida.

Esta necesidad de dar un orden a mi jornada se ha convertido en algo fundamental ya que, como mujer, mis tareas son muy variadas: a veces ejerzo de madre, otras de esposa, amiga, hija, empleada, jefe, enfermera, costurera, organizadora de eventos, consejera, profesora… Ya me entiende.

Estás cursando un MBA en Strathmore University. ¿Por qué has elegido ese centro educativo, habiendo otras tantas posibilidades?

Hace tres años, comencé un MBA a distancia -Warwick Business School, una de las mejores del mundo-, pero no podía combinarlo con el resto de ocupaciones. Así que lo dejé. Fue la primera vez en mi vida que dejaba algo que había empezado. Sin embargo, me prometí que lograría el sueño de conseguir un MBA. El sistema de la Strathmore University me gustó, así que decidí realizarlo. Realmente estoy muy satisfecha de mi elección.

Las mujeres musulmanas sois casi el 4% de la población de Kenia. Moviéndote en tantos ámbitos, ¿eres consciente de que eres una referencia para mucha gente?

Sí, conozco bien cómo me marcan mi religión y mi género. Procedo de la etnia somalí, una tribu de pastores que habita en el Kenia Nororiental. Entre mi gente, muchas veces la educación de los niños se descuida un poco, especialmente la de las chicas. Me considero una afortunada, porque mis padres me dieron las mismas oportunidades que a mis hermanos.

En un país predominantemente cristiano, el hecho de poder relacionarme con tanta gente me ha llevado a tomarme más en serio mi responsabilidad hacia las niñas que no pueden acceder a la educación. Por eso, hemos fundado una ONG llamada Gargaar Kenia para facilitar el acceso a las escuelas de muchas jóvenes del país.

San Josemaría, inspirador de Strathmore Univesity y Kianda College, quiso que estas iniciativas en Kenia estuviesen abiertas a personas de todas las razas y religiones. Tú has podido experimentarlo…

Efectivamente. Recibí un curso de Secretaría bilingue en Kianda, donde aprendí cosas que realmente me son útiles: a mecanografiar, a asesorar equipos, a gestionar una oficina. Actualmente, en la Strathmore Bussines School sigo apreciando la misma dedicación profesional y amabilidad humana. Nunca me han tratado de manera diferente por ser de una religión diferente a la que inspira estas iniciativas.

¿Algún consejo para quienes empiezan su carrera profesional?

Sí, ¡que tengan metas personales claras y aprendan a gozar de la vida con las cosas sencillas!