Mujer e inmigrante: la lucha por un futuro en Barcelona

Al barrio del Raval, en Barcelona (España), van a vivir muchos de los inmigrantes que llegan a la ciudad. Para facilitar la adaptación a una nueva vida y el acceso a un empleo de mujeres de 150 familias, ha nacido Terral.

Iniciativas sociales

Hace 5 años, la canonización de san Josemaría Escrivá movió a los miembros de la ONG Iniciatives de Solidaritat i Promoció a crear Braval y Terral, dos centros de formación que ayudarían a inmigrantes de Barcelona a introducirse en la sociedad.

Terral dirige sus cursos a mujeres de diversos países y culturas, que muchas veces se ven en una situación de doble inferioridad, por ser mujer e inmigrante.

La inauguración de su nueva sede –celebrada el 30 de noviembre- les permitirá continuar sus 3 objetivos: la promoción de la mujer, su integración en una nueva sociedad y la formación del voluntariado.

Más de 60 jóvenes universitarias y profesionales colaboran en los cursos y el asesoramiento individual que ofrece Terral.

CURSOS DE IDIOMAS Y ESTUDIO

La formación para inmigrantes se reparte en diversos cursos:

Para jóvenes, el programa [email protected] , en el que una universitaria ayuda a un grupo de niñas a hacer las tareas; el p rograma de verano , dirigido a escolares entre 4 y 14 años, en el que han participado más de 80 niñas; y el p rograma deportivo multiétnico .

Para adultos: dirigidos a mujeres a partir de 16 años, se ofrece el Programa don@.net de introducción a las nuevas tecnologías;y el p rograma de lengua básica , en el que se enseña el idioma local, puesto que la lengua es un instrumento esencial para la comunicación y la integración de los recién llegados.

EL OBISPO, EL ALCALDE Y SHIELA MAMENG

Shiela Mameng, de Filipinas, contó su paso por Terral ante el obispo y el alcalde de Barcelona.

A la inauguración de los nuevos locales asistieron más de 200 personas, entre participantes a las actividades, familias, voluntarias, amigos y representantes de organismos del gobierno de la región, del Ayuntamiento y de entidades del barrio.

Shiela Mameng , una niña de 12 años de origen filipino que participa en las actividades de Terral desde los inicios, transmitió sus experiencias. Una de ellas es el taller semanal de valores cívicos: “una voluntaria nos explica con ejemplos prácticos como aprender a convivir en casa, con los padres y con los hermanos, en la escuela, con los compañeros y amigos. Se entiende bien, porque vemos que las voluntarias lo hacen con nosotros y con las otras voluntarias”.

El arzobispo de Barcelona, Mons. Lluís Martínez Sistach , bendijo los nuevos locales, y resaltó el testimonio que se da en Terral de la unión del amor a los otros con el amor a Dios, “el amor y el respeto a la dignidad de todas las personas, sean quienes sean, tengan la edad que tengan, procedan de dónde procedan”.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Jordi Hereu , agradeció la tarea de acompañamiento personal que realizan las voluntarias en los programas de Terral: “Que por las tardes alguien te acompañe a hacer los deberes, a adquirir conocimientos; alguien que con cuidado te ayuda a la comprensión de aquello que está en los libros y de aquello que no está en los libros; o que alguien pueda acceder al conocimiento de nuevas tecnologías, alguien que se quedaría a casa y no tendría nunca esta posibilidad, y aquí sí que se le obre este mundo… Todo esto nos ayuda a construir la ciudad que queremos, basada en un modelo de cohesión social”. ¿CÓMO NACIÓ TERRAL?

Terral es un proyecto impulsado por la ONG Iniciativas de Solidaridad y Promoción, que se constituyó el año 2002 a raíz del centenario del nacimiento de San Josemaría Escrivá de Balaguer.

Mons. Martínez Sistach animó a las niñas a amar a todos 'procedan de donde procedan'.

Ante la inmigración y los deberes de solidaridad con la población recién llegada a Cataluña, quiere aportar soluciones con la inspiración de sus enseñanzas sobre la dignidad de la persona y la capacidad de transformar el mundo a través del trabajo. Iniciatives también cuenta con un centro en la zona norte del barrio, Braval ( www.braval.org ).

Bajo la dirección de “Iniciatives”, un pequeño equipo trabaja en Terral con dedicación profesional. El resto de personal es voluntario, a excepción del profesorado para algunos cursos específicos.

En 2006, Terral llega a unas 150 familias. Actualmente, cuenta con el apoyo de 60 colaboradoras de las cuales el 70% son estudiantes universitarias y el resto son profesionales en ejercicio o personas jubiladas.

Terral lleva cinco años trabajando en favor de las familias del Raval. Ahora tiene sede definitiva y seguirá trabajando por el barrio: en palabras del alcalde, “es un signo de esperanza aquí en el corazón del Raval: un corazón que siempre queremos potente”.