Shakespeare in Bronx

Shakespeare in Bronx

Calle 174, esquina con Noble Avenue. En pleno distrito del Bronx, uno de los lugares más pobres de los Estados Unidos, hay un pulmón de oxígeno, un...

El Opus Dei, en primera persona

A cup of tea con aceitunas

Ana María Hayden, nacida en Gibraltar, pero de origen italiano cuenta cómo logró la pieza que faltaba en el puzle de su vida.

Sóphie

Sofía se casó con 25 años. Pocos meses después, su marido sufrió un accidente que le dejó graves secuelas. "Usted es joven. Si quiere abandonarle, hágalo ahora", le dijo una asistente social. Pero ella se quedó.

Historias mínimas de un gran 27-S

Historias mínimas de un gran 27-S

Hace un mes, miles de personas de todo el mundo se concentraron en Valdebebas para participar en la beatificación de don Álvaro. Un mes después, se consolidan las historias. Aquél 27 de septiembre, tomamos el micrófono y nos encontramos con la variedad y la diversidad con nombres y apellidos.

Más sobre don Álvaro en www.alvarodelportillo.org

Iniciativas sociales

Shakespeare in Bronx

Calle 174, esquina con Noble Avenue. En pleno distrito del Bronx, uno de los lugares más pobres de los Estados Unidos, hay un pulmón de oxígeno, un lugar donde varias mujeres del Opus Dei se propusieron a finales de los 80 plantear una alternativa de educación y formación en valores para las familias del barrio.

la actualidad sobre el papa francisco

Noviembre: Dios y la vida eterna

Del Prelado

Carta del Prelado (noviembre 2014)

Carta del Prelado (noviembre 2014)

En su carta, el Prelado habla del reinado de Cristo, quien ante todo desea ser Rey de "nuestros pensamientos, palabras, obras y acciones".

Mensaje del día

"Acabar bien las tareas"

La santidad está compuesta de heroísmos. –Por tanto, en el trabajo se nos pide el heroísmo de "acabar" bien las tareas que nos corresponden, día tras día, aunque se repitan las mismas ocupaciones. Si no, ¡no queremos ser santos! (Surco, 529)

Me has preguntado qué puedes ofrecer al Señor. –No necesito pensar mi respuesta: lo mismo de siempre, pero mejor acabado, con un remate de amor, que te lleve a pensar más en El y menos en ti. (Surco, 495)

Al reanudar tu tarea ordinaria, se te escapó como un grito de protesta: ¡siempre la misma cosa!

Y yo te dije: –sí, siempre la misma cosa. Pero esa tarea vulgar –igual que la que realizan tus compañeros de oficio– ha de ser para ti una continua oración, con las mismas...

San Josemaría Escrivá
"La santidad que Nuestro Señor te exige se alcanza cumpliendo con amor de Dios el trabajo, las obligaciones de cada día, que casi siempre se componen de realidades menudas".