El beato Álvaro del Portillo le devolvió la esperanza de ser madre

Estábamos ante una operación que entrañaba muchos riesgos, entre ellos la casi segura posibilidad de que mi hermana no pudiera ser madre... Y entonces un conocido nos habló del beato Álvaro del Portillo.

Relatos y favores
Opus Dei - El beato Álvaro del Portillo le devolvió la esperanza de ser madre Relato de un favor atribuido al beato Álvaro del Portillo, sobre una chica con varios miomas en el útero.

A finales de 2016 mi hermana mayor, tras algunos meses de malestar, acudió al médico para realizarse una revisión. Tenía varios miomas en el útero, uno de ellos de tamaño especialmente grande. Se le dio un tratamiento farmacológico para reducir sus dimensiones y proceder a su posterior extracción quirúrgica en junio de 2017.

Mi hermana tenía varios miomas en el útero, uno de ellos de tamaño especialmente grande

Estábamos ante una operación que entrañaba muchos riesgos, entre ellos la casi segura posibilidad de que mi hermana no pudiera ser madre. El panorama era muy desalentador y afrontamos la operación con pocas esperanzas.

Un día, mi hermana compartió esta situación con la esposa del odontólogo al que suele acudir nuestra familia. Durante la conversación, nos habló de don Álvaro del Portillo y de la oración para acudir a su intercesión en momentos tan difíciles y angustiosos como el que estábamos pasando.

Así pues, nos descargamos la aplicación de don Álvaro y rezamos todas las mañanas su oración en los meses previos a la intervención

Siempre hemos sido creyentes. Nuestros abuelos paternos y maternos habían profesado una especial devoción por la Virgen de los Desamparados y por la Virgen de Gracia. Así pues, nos descargamos la aplicación de don Álvaro y rezamos todas las mañanas su oración en los meses previos a la intervención, durante y después de la misma.

Así fue como ocurrió el milagro por el que tanto habíamos rezado a don Álvaro: después de tres horas la operación fue un éxito. Los médicos consiguieron salvar el útero de mi hermana, y la ilusión y la esperanza de poder ser madre algún día. Desde entonces don Álvaro está siempre presente en nuestras oraciones y agradecimientos.

Para enviar el relato de un favor recibido.