Labor solidaria desde el Hospital Universitario Austral

Desde su creación, el Hospital Universitario Austral (HUA) en Argentina tiene un firme compromiso: canalizar una intensa actividad sanitaria hacia quienes no tienen medios económicos.

Últimas noticias

Una institución es también la comunidad en donde se asienta. En sus seis años de vida, el Hospital Universitario Austral ha ido tendiendo lazos hacia su entorno en su camino de crecimiento y de servicio, no sólo desde el punto de vista asistencial, sino a través de una intensa actividad solidaria. “En este campo superamos las expectativas que teníamos en el momento de fundar este Centro de Salud –reconoce el doctor Marcelo Pellizzari, Subdirector Médico del HUA–. La realidad es que el Hospital hoy desempeña en la comunidad una labor constante e incluso mayor de lo que habíamos imaginado en estos primeros años”.

“La realidad es que el Hospital hoy desempeña en la comunidad una labor constante, incluso mayor de lo que habíamos imaginado en estos primeros años”. Dr. Marcelo Pellizzari

Una de las principales fuentes de ayuda social es la Fundación ProSalud. Creada en 1999, esta entidad tiene como objetivo solventar la atención médica de pacientes carenciados del Partido de Pilar (Pilar, Del Viso, Derqui, Villa Rosa, La Lonja y Villa Astolfi) y de sus alrededores. ProSalud recauda fondos mediante la organización de diversos eventos deportivos y culturales, y también de donaciones, tanto de particulares como de empresas u otras organizaciones. En septiembre de 2004, la Fundación ProSalud fue elegida como Mejor Proyecto Solidario del Año por la Asociación Iberoamericana de Mujeres Empresarias. Los pacientes que reciben atención por medio de ProSalud responden a casos de medicina programada de mediana y alta complejidad, tanto en internaciones como en tratamientos ambulatorios, y son derivados de instituciones no gubernamentales con las que la Fundación ha firmado acuerdos. Además, ProSalud atiende pedidos de ayuda por parte de pacientes que espontáneamente se acercan a ella.

 “Con lo recaudado a través de donaciones, eventos y la desinteresada colaboración de empresas y particulares, pudimos brindar más de 700 prestaciones ambulatorias de mediana y alta complejidad, y realizar 26 intervenciones quirúrgicas durante el último año”, explica su presidente, Esc. Carlos Coto. Cabe destacar que todo el directorio y el cuerpo de voluntarias trabaja ad honorem. Sólo unas pocas personas que realizan tareas administrativas en la Fundación son rentadas.

El Hospital en movimiento

El grupo de la Escuela de Jardinería en el campo de deportes de Los Molinos

Gracias a un convenio entre el HUA y la Casa de Ronald McDonald-Asociación Argentina de Ayuda a la Infancia, más de 23 mil niños con difícil acceso al sistema de salud en la provincia de Buenos Aires, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe y Catamarca recibieron asistencia médica primaria, prevención odontológica, programas de educación sanitaria y vacunación. Esto fue posible gracias a la Unidad Pediátrica Móvil (UPM), en una travesía solidaria que llegó por cuarto año consecutivo a San Antonio de los Cobres, un pueblo ubicado en plena puna salteña, a 3.700 metros sobre el nivel del mar. Hasta allí se trasladó un equipo de pediatras del HUA para asistir al hospital del lugar.

La UPM ha sumado a su tarea en 2005 un proyecto educativo con talleres sobre salud infantil, conflictos familiares, violencia y maltrato, ciclos de charlas con profesionales del HUA, cursos de capacitación en salud comunitaria y talleres de salud bucal.

Los domingos, nadie quiere perderse la escuela de fútbol

Pilar solidario

Atento a las demandas de distintos sectores de la comunidad de Pilar, se creó el proyecto Pilar Solidario, ideado de manera conjunta entre la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, el Hospital Universitario Austral, el IAE –Escuela de Dirección y Negocios– y el Colegio Los Molinos.

Pilar Solidario tiene como objetivo brindar ayuda a niños, jóvenes y adultos del barrio de Derqui y fija su atención en la educación, la capacitación laboral y la salud. Su misión es poder mejorar el estándar de vida de las personas que reciben ayuda y va más allá del mero asistencialismo, remarcando valores esenciales para un crecimiento positivo: la integración familiar y el amor al compañerismo. El proyecto busca educar a partir de la importancia del esfuerzo personal.

EL DATO. Desde su llegada al país en agosto de 2001, la Unidad Pediátrica Móvil ya ha recorrido más de 34 mil metros.

Junto al apoyo institucional de las entidades educativas, alumnos y voluntarios externos brindan su ayuda con fuerte espíritu comunitario. Estas iniciativas surgen también del espíritu cristiano que reciben estas instituciones a través de las enseñanzas de San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Como él mismo comentaba en un encuentro con personas de toda condición en su visita a la Argentina en 1974: “Vosotros, cuando trabajáis y ayudáis a vuestro amigo, a vuestro colega, a vuestro vecino de modo que no lo note, le estáis curando; sois Cristo que sana, sois Cristo que convive sin hacer ascos, con quienes necesitan la salud, como nos puede suceder a nosotros un día cualquiera”.

  • Revista VIDA