Viaje del Prelado al Líbano: la paz, un don de Dios

Mons. Javier Echevarría ha realizado un breve viaje pastoral al Líbano. Tras el azote de la guerra, el Prelado ha animado a las personas del Opus Dei y amigos cristianos y de otras creencias a ser “sembradores de paz”.

Del Prelado

Mons. Javier Echevarría ha realizado un viaje de cuatro días al Líbano para alentar a los fieles del Opus Dei y amigos en esta época de reconstrucción tras la guerra. La visita pastoral comenzó el miércoles 11 de octubre.

“Durante la guerra –dijo el Prelado del Opus Dei-, hemos rezado mucho por este país junto con tantos y tantos fieles cristianos. Hemos sufrido con vosotros y por vosotros. Este episodio nos tiene que animar a todos a difundir la paz en la vida ordinaria que ahora retomáis, persona a persona. Teneis que ser, como decía el Fundador del Opus Dei, sembradores de paz y alegría”.

La labor del Opus Dei en el Líbano comenzó establemente en 1996. En los medios de formación participan actualmente cristianos y personas de otras religiones.

Mons. Echevarría visitó el Centro de Formación Internacional Al Tilal, situado en la montaña de Byblos, a 40 Km al norte de Beirut. En él se celebran actividades de formación profesional, cultural y espiritual. Tuvo un encuentro con las responsables del Centro, con las personas que participan en las actividades y con las familias del lugar.

Mons. Javier Echevarría animó a los asistentes, de diferentes creencias, a rezar por la paz, pues implorar a Dios este don es la mejor manera de conservarlo. Por esta intención, fue a rezar al santuario de Nuestra Señora del Líbano, en Harissa. Primero se recogió algunos minutos ante al Sagrario de la capilla, y luego rezó el Rosario en la explanada, frente a la imagen de la Virgen.

Familias del Líbano que participan en medios de formación del Opus Dei saludaron a Mons. Javier Echevarría.

Posteriormente, tuvo un encuentro con Mons. Béchara Raï, Obispo Maronita de Byblos. Hablaron sobre las diferentes iniciativas emprendidas para ayudar a los fieles laicos a asumir sus responsabilidades en la construcción de la Iglesia católica en el Líbano.

También conversó con el Nuncio Apostólico del Líbano, Mons. Luigi Gatti, con quien abordó la situación actual, y los desafíos de la Iglesia en el Líbano y en el Medio Oriente.

Visitó después al Patriarca Maronita, Mons. Nasrallah Sfeir. El Patriarca se interesó particularmente por el desarrollo de las actividades de promoción social que se están realizando en el Centro de Formación Al Tilal, y animó a las personas del Opus Dei y amigos a continuar ese importante trabajo, tan útil para el Líbano.

En los encuentros que ha mantenido con cristianos y personas de otras religiones, el Prelado ha insistido en que los creyentes nos tenemos que sostener mutuamente con la oración. “Toda esta oración, las gracias recibidas y la particular sensibilidad de la gente en este momento de reconstrucción, deben estimularos a hablar mucho de Dios a todo tipo de personas. Ayudadles a renovar el optimismo en el esfuerzo que corresponde a cada uno para mejorar nuestra sociedad”, dijo.