"Una gran bendición de Dios"

En una tertulia en Barcelona en 1972, el matrimonio Vilar presentó a San Josemaría a una hija suya que padecía una enfermedad que le impedía ver y apenas hablar. El Fundador del Opus Dei les explicó que esa hija era una "gran bendición de Dios"